FOTO PAMELAAFART_datos

 

«A veces, algunos adultos, no le dan la importancia necesaria al acoso escolar alegando ser “cosas de niños” lo que puede hacer mucho más difícil y lenta la puesta en marcha de las intervenciones necesarias.»

Realizada por Carlos Sanz – Junio 2014 – Presidente PRIDICAM – MobbingBullyingMadrid

 

Pamela, eres la responsable de la intervención psicológica del área de Acoso Escolar de la asociación. Ante todo, ¿Cómo podemos saber si estamos ante una situación de acoso escolar?

Las situaciones de acoso escolar son aquellas situaciones de maltrato entre iguales en las que un alumno o varios acosan a otro alumno o grupo, siendo más común el caso en el que haya una única víctima. Estas agresiones pueden ser de diferentes tipos: sociales, verbales y/o físicas, y se dan de manera repetida a lo largo de un espacio de tiempo.

¿Qué tipo de agresiones pueden producirse?

. Agresiones contra sus propiedades: romper, quitar o esconder cosas a una persona. . Agresiones físicas: como empujones o golpes.

. Coacciones: amenazar u obligar a alguien a hacer cosas que no quiere hacer como pedirle dinero, robarle objetos, participar en situaciones que no desea, realizar trabajos…

. Agresiones verbales: insultos, motes, burlas, comentarios negativos frente a testigos…

. Agresiones sociales: aislar, marginar y/o excluir a alguien de actividades o del grupo.

. Agresiones a través de la red: Cyberbullying.

A veces es difícil reconocer estas situaciones…¿A qué es debido?

Es importante señalar que estas situaciones se mantienen apoyadas generalmente por un grupo de iguales, que serían los “observadores”, que participa pasivamente en el acoso ya que son conocedores del mismo aunque no ejerzan las agresiones y no denuncian el acoso. Son situaciones, a veces conocidas por un gran número de escolares, que tratan de mantenerse escondidas a la mirada de los adultos. Y en las que la o las víctimas, pueden tardar mucho en contar lo que está sucediendo. A estas dificultades, se le añade las dificultades del entorno (familia y escuela) a la hora de reconocer e intervenir en estos casos ya sea por desconocimiento o por no saber cómo afrontar la situación.

¿En cuanto a las dificultades de la escuela, a qué te refieres?

A veces, algunos adultos, no le dan la importancia necesaria a estos casos alegando ser “cosas de niños” lo que puede hacer mucho más difícil y lenta la puesta en marcha de las intervenciones necesarias. Hoy en día los centros educativos deben contar con protocolos de actuación para estos casos para poder intervenir lo antes posible.

¿Cuáles son las dificultades de las familias para reconocer estos casos?

El silencio que rodea las situaciones de acoso escolar dificulta en ocasiones el que los implicados hablen de lo que está sucediendo. Por eso las familias pueden sentirse preocupados por uno de sus hijos y no saber qué está ocurriendo.

¿Cómo puedo saber si mi hijo o hija está sufriendo una situación de acoso?

Siempre que mi hijo o hija muestre cambios en su actitud debemos intentar comunicarnos con él para tratar de ayudarle. La sintomatología de una situación de víctima de acoso puede presentar: cambios de humor repentinos, miedo y rechazo por acudir a la escuela (sobre todo los domingos), pesadillas nocturnas, nervios, actitud ensimismada o huidiza, evita contar lo que hace con sus amistades o parece estar enfermo por las mañanas entre otros.
No necesariamente aparecen estos síntomas y a veces, pueden aparecer y no ser fruto de una situación de maltrato. Pero es importante, fuera cual fuera la causa de los mismos, atender a este malestar evidente de que algo está pasando en la vida del niño o niña para poder ayudarle.

¿Qué puedo hacer si mi hijo o hija está sufriendo una situación de acoso?

Trata de apoyarle y confía en lo que te está contando de manera incondicional. Cuanto más te cuente y más seguro se sienta, más podrás ayudarle.
Ponte en contacto con el centro escolar para obtener más información acerca de lo que está sucediendo y contrastar la que ya tienes. Además, en el caso de que sea una situación de acoso escolar, el centro deberá poner en marcha su protocolo de actuación para proteger a tu hijo o hija.
Ponte en contacto con las instituciones necesarias si tu caso lo requiere. Desde PRIDICAM, ponemos a tu alcance asesoramiento legal e intervención terapéutica para la familia de las víctimas de acoso.

¿Qué tipo de intervención terapéutica realizáis desde la Asociación?

En primer lugar realizamos una valoración inicial de la situación específica de la víctima, de su familia y de la situación de acoso.
A continuación acogemos a la víctima y a su familia que frecuentemente acuden con un nivel de sufrimiento y preocupación elevados. Se tomarán las medidas necesarias para proteger a la víctima y a su familia.
Posteriormente se trabajará desde la familia para ayudar a la víctima a construir un modelo de regulación emocional que le permita elaborar los episodios de violencia vividos (y las consecuencias del maltrato que de ellos se hayan producido) y prevenir posibles episodios futuros.
Por último, se realizará un seguimiento de la familia brindando el apoyo terapéutico necesario en las áreas que lo requieran.

PRIDICAM (Plataforma en la Comunidad de Madrid contra los Riesgos Psicosociales y la Discriminación Laboral)

 

Si te ha parecido interesante podrías compartirlo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin