‘las tres Ds’: demasiado pronto, demasiado fuerte, y durante demasiado tiempo, es cuando se crea el efecto adictivo.

«el origen del sufrimiento adictivo suele originarse en las primeras etapas de la vida, dentro del grupo familiar. Es entonces donde puede generarse una falta de comunicación emocional, de paz, de confianza hacia la criatura, que se va acumulando en forma de malestar. Cuando tal desazón adquiere la magnitud de ‘las tres Ds’: demasiado pronto, demasiado fuerte, y durante demasiado tiempo, es cuando se crea el efecto adictivo»

Artículo escrito por el Doctor Ramon Andreu Anglada

Lectura completa en: www.lavanguardia.com